Como Estudiar la Biblia

La Biblia:

  • Es la propia palabra del Todopoderoso, el Dios infinito, dada para revelarse a Sí Mismo al hombre finito.
  • Es la herramienta más importante para el pastor o sembrador de iglesias.
  • Puede penetrar los corazones y almas de los que buscamos ganar para el Señor.
  • Nos equipa para cada buena obra
  • Nos sirve como una norma con la cual podemos medir y evaluar cada doctrina, práctica, tradición y otro libro.

Como Recibimos la Biblia

“Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no
tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.” (2Tim 2:15)

¿Cómo podemos asegurarnos que comprendemos correctamente la Palabra de Dios?  El método de estudio bíblico inductivo está diseñado para ayudarle a cada creyente a comprender mejor la enseñanza de la Palabra de Dios y aplicar la enseñanza a nuestras vidas.   Método del Estudio Bíblico

El método inductivo tiene 3 pasos: La Observación, La Interpretación y La Aplicación. Todos pasos son importantes. La Biblia fue escrita por hombres bajo la dirección del Espíritu Santo pero estos hombres hablaban 3 idiomas antiguas, dirigían su mensajes a gente antigua viviendo en unas culturas antiguas. No podemos entender ni aplicar (obedecer) un versículo afuera de ese contexto. Una buena observación del pasaje y su contexto (la historia alrededor del pasaje) es el primer paso.  Observando la Palabra de Dios

La interpretación mira los datos de nuestra observación y trata de comprender la
situación original y la gente bíblica original. ¿Cuál fue el mensaje comunicado a esa gente en ese tiempo? Ahora, podemos formular un principio bíblico que resume la situación original y el mensaje a la gente bíblica original.
Interpretando la Palabra de Dios

Por alguna razón, la parte más difícil de la vida Cristiana es aplicar las verdades de las Escrituras a la vida cotidiana. Podemos ganar mucho conocimiento y nuestra fe puede crecer como resultado de nuestro estudio de la Biblia. Sin embargo, a menos que comprendamos cómo poner en práctica lo que hemos aprendido, el estudio no nos beneficia mucho. En los pasos previos, hemos recolectado todos nuestros materiales (observación) y los hemos construido en un principio bíblico (interpretación). Ahora es tiempo de vivir en la verdad (aplicación). La aplicación específicamente hace la pregunta “¿qué debo hacer?” Aplicando la Palabra de Dios