Prepararse

Parábola de los viñadores

»Así mismo el reino de los cielos se parece a un propietario que salió de madrugada a contratar obreros para su viñedo. Acordó darles la paga de un día de trabajo y los envió a su viñedo. Cerca de las nueve de la mañana, salió y vio a otros que estaban desocupados en la plaza. Les dijo: “Vayan también ustedes a trabajar en mi viñedo, y les pagaré lo que sea justo.” Así que fueron. Salió de nuevo a eso del mediodía y a la media tarde, e hizo lo mismo. Alrededor de las cinco de la tarde, salió y encontró a otros más que estaban sin trabajo. Les preguntó: “¿Por qué han estado aquí desocupados todo el día?” “Porque nadie nos ha contratado”, contestaron. Él les dijo: “Vayan también ustedes a trabajar en mi viñedo.” (Mt. 20:1-7)

Jesús busca obreros para Su viñedo, el reino de los cielos. En la parábola era el tiempo de la cosecha en Israel pero hasta las cinco de la tarde el propietario encontró a muchos desocupados todavía. ¿Por qué? “Porque nadie nos ha contratado, contestaron.” Quisás su inactividad fuera porque les faltaban lideres para dirigirlos. Sabían que había trabajo y sabían donde buscarlo, pero les faltaba dirección.

A la Iglesia le faltan muchos obreros hoy, pero más importante le faltan muchos lideres para capacitar el pueblo de Dios y ponerlos a la obra. “Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo.” (Eph. 4:11-12) Este versículo indica que Cristo constituye a los lideres para Su Iglesia, pero el trabajo de ellos es capacitar al pueblo.

Pensamos en esto un poco. ¿No es evangelizar el trabajo de un evangelista? ¿No es cuidar al pueblo el trabajo de un pastor (y dirigir a la iglesia, y predicar, y visitar a los enfermos, y evangelizar, y más, y más)? ¿Saben que este versículo es el único versículo en el Nuevo Testamento que menciona “pastores”? Y, ¿cuál es su trabajo? Si hay otros versículos que hablan de la función de pastorear, pero ningun otro que menciona una persona con el titulo “pastor.” ¿Por qué?

Una palabra, multiplicación, provee parte de la respuesta. Es mucho trabajo dirigir una iglesia, pero todos los miembros tienen dones espirituales para la edificación de la iglesia. Sin embargo no todos saben cual don que tienen ni tienen un lugar en la iglesia para usar su don. Todos deben ser sal y luz, no solamente el evangelista, pero alguien tiene que capacitarlos. Un evangelista puede multiplicarse al entrenar a más evangelistas. Un pastor puede multiplicarse al entrenar a más pastores. En esta manera la Iglesia puede crecer y multiplicarse. ¿Va a encontrar obreros Jesús, en Su iglesia local? Es la última hora y hay muchos obreros desocupados todavía. ¿Y tú? ¿Estás preparado y ocupado en la cosecha?

Anuncios