Una Iglesia que Deleita a Dios

por Jerry Jacobson, UWM

¿Es posible ser una iglesia que deleita a Dios? Si fuera posible, ¿cómo sería una iglesia así? Tenemos nuestras tradiciones y doctrinas de la iglesia. Tenemos nuestros conceptos de Dios. Vamos a la iglesia para cantar y escuchar un sermón, pero ¿deleita a Dios esto?  Servimos a Dios para recibir bendiciones de Él (una respuesta a nuestras oraciones) o porque tenemos miedo de ser castigados en el infierno. No tenemos deleite en Dios porque parece que Dios no deleita en nosotros. Hacemos a Dios en nuestra imagen y semejanza y sembramos esta imagen de Dios. Sembramos una palabra que no es buenas noticias al mundo o no compartimos a Jesús con nadie porque este deleite no está en nosotros. Pero una iglesia que deleita a Dios sorprenderá al mundo con su mensaje y con su manera de vivir.

Examinamos lo que la Biblia dice acerca de todo esto para que no caigamos en el mismo hoyo. Primero, el diccionario dice lo siguiente:

Deleitar — vt. Producir deleite del ánimo. Encantarse, regocijarse, tener placer o gozo.

Deleitarse con, complacerse en — vi. Recibir gran gozo o placer de algo o alguien.

Iglesia — Es de la palabra griega ‘ekklesia’ que significa una asociación o asamblea de ciudadanos llamados por y para Dios. La Biblia nunca usa la palabra iglesia para denotar un edificio o una denominación, pero siempre refiere a un grupo de creyentes nacidos de nuevo.

Una iglesia que deleita a Dios, entonces se refiere a un grupo de creyentes de quienes Dios recibe gozo o placer. ¿Cómo es esta iglesia?

El Antiguo Testamento

En la ultima etapa de la creación, dijo Dios: “Hagamos al hombre”—palabras que muestran la importancia de la obra que estaba por hacerse, la formación de unas criaturas, que habían de ser los representantes de Dios, investidas de autoridad y dominio como visibles cabezas y monarcas del mundo—“a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza. Esta es una distinción peculiar, cuyo valor aparece en el hecho de que las palabras se repiten dos veces. Pero ¿En qué consistía esta imagen de Dios?—no en la forma recta o vertical o en las facciones del hombre, no en su inteligencia, no en su inmortalidad, porque no tiene, como Dios, una eternidad pasada como una futura, sino en las disposiciones morales de su alma, comúnmente llamadas justicia original. (Eclesiastés 7:29: “Dios hizo al hombre recto, pero ellos buscaron muchas perversiones.”)

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.” (Génesis 1:27) En parte la imagen de Dios es plural; varón y hembra los creó, tal como Dios es una comunidad de tres, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Aunque la Biblia no usa la palabra ‘deleite,’ es claro que en el principio Dios se deleitó en Su creación. “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.” (Gn 1:31) Incluso en la primera familia Dios se deleitó, la base de la sociedad humana, y la imagen de la trinidad misma.

Sin Embargo, su deleite en los seres humanos no duró mucho tiempo. “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. (Gn 6:5-7) Sin embargo Dios usaba hombres como Noé quién “anduvo fielmente con Dios.” (Gn 6:9)

En el libro de Números las palabras de Caleb son parte de una historia muy triste para el pueblo Israel. Dios había sacado a Su pueblo de su esclavitud en Egipto. Moisés envió 12 espías para ver la tierra de Canaán que Dios les había prometido. Al regresar, diez espías, habiendo visto la dificultad de la tarea de conquistar la tierra, concluyeron, “No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros” (Num 13:31). Caleb, también uno de los 12 espías, vio todos los retos asociados con la conquista de la tierra. Pero Caleb dijo, “Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos” (Num 13:30). Y, “La tierra que recorrimos y exploramos es increíblemente buena. Si el Señor se deleita con nosotros, nos hará entrar en ella. ¡Nos va a dar una tierra donde abundan la leche y la miel!” (Num 14:7-8)

La incredulidad de los 10 espías produjo la desobediencia en todo el pueblo, por la cual los Israelitas fueron castigados. La fe de Caleb resultó en un deseo de obedecer a Dios. Como el escritor de Hebreos dice, “sin fe es imposible agradar a Dios” (Heb 11:6). En el mismo capítulo leemos acerca de los grandes héroes del Antiguo Testamento—Los “que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas,” (Heb 11:33). La fe es necesaria para hacer lo que Dios quiere y para deleitar a Dios.

Se encuentra algunos versículos en el Antiguo Testamento que dicen que Dios se complace o se deleita en algo o alguien.

  • “El Señor aborrece a los de corazón perverso, pero se complace en los que viven con rectitud.” (Proverbios 11:20)
  • “El Señor aborrece a los de labios mentirosos, pero se complace en los que actúan con lealtad.” (Proverbios 12:22)
  • “El Señor aborrece las ofrendas de los malvados, pero se complace en la oración de los justos.” (Proverbios 15:8)
  • “Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe de conocerme y de comprender que yo soy el Señor, que actúo en la tierra con amor, con derecho y justicia, pues es lo que a mí me agrada —afirma el Señor—.” (Jeremías 9:24)
  • “¡Y alabado sea el Señor tu Dios, que se ha deleitado en ti y te ha puesto en el trono de Israel! En su eterno amor por Israel, el Señor te ha hecho rey para que gobiernes con justicia y rectitud.” (1Reyes 10:9)
  • “¿Qué Dios hay como tú, que perdone la maldad y pase por alto el delito del remanente de su pueblo? No siempre estarás airado, porque tu mayor placer es amar.” (Miqueas 7:16)
  • “¿Qué Dios hay como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia.” (Miqueas 7:18)

El hilo común en estos versículos es que Dios se deleita en los que viven o actúan en una manera especial; con rectitud, lealtad, justicia, amor, derecho y misericordia. Son características, parte de la imagen, de Dios mismo.

Al final de su vida Moisés escribió a los israelitas del deleite de Dios en Dt 30:9 y Dt 28:63.   “Entonces el Señor tu Dios te bendecirá con mucha prosperidad en todo el trabajo de tus manos y en el fruto de tu vientre, en las crías de tu ganado y en las cosechas de tus campos. El Señor se complacerá de nuevo en tu bienestar, así como se deleitó en la prosperidad de tus antepasados, siempre y cuando obedezcas al Señor tu Dios y cumplas sus mandamientos y preceptos, escritos en este libro de la ley, y te vuelvas al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma.” (Dt 30:9)

“Así como Jehová se gozaba en haceros bien y en multiplicaros, así se gozará Jehová en arruinaros y en destruiros; y seréis arrancados de sobre la tierra a la cual entráis para tomar posesión de ella.” (Dt 28:63)

Moisés ya muy anciano no pudo entrar en la tierra prometida y exhortó al pueblo de Israel a la obediencia. Israel tenía que escoger entre una vida con Dios o sin Dios; una vida de fe siguiendo a Dios con todo su corazón y alma o una vida de desobediencia; una vida que deleitaría a Dios o una vida de mucha maldición. El profeta Isaías escribió que en el fin ellos optaron por lo que no se agradó a Dios.

“Pero a ustedes que abandonan al Señor y se olvidan de mi monte santo, que para los dioses de la Fortuna y del Destino preparan mesas y sirven vino mezclado, los destinaré a la espada; ¡todos ustedes se inclinarán para el degüello! Porque llamé y no me respondieron, hablé y no me escucharon. Más bien, hicieron lo malo ante mis ojos y optaron por lo que no me agrada.” (Is 65:11-12)

Aunque Israel no fue fiel, Dios continuaba llamando a Israel porque Su deseo era deleitar en ellos.

“Ya no te llamarán ‘Abandonada’, ni a tu tierra la llamarán ‘Desolada’, sino que serás llamada ‘Mi deleite’; tu tierra se llamará ‘Mi esposa’; porque el Señor se deleitará en ti, y tu tierra tendrá esposo.” (Is 62:4)

PREGUNTAS PARA CONSIDERAR

El pueblo de Dios ya tenía la ley, ya había visto señales, milagros y su rescate de Egipto entonces ¿Por qué no confió en Dios para tomar posesión de la tierra prometida?

¿Por qué el pueblo de Dios, la Iglesia, no toma posesión del mundo hoy en día?

Los líderes de Israel quisieron conquistar la tierra, pero el pueblo no quiso. ¿Es lo mismo hoy? ¿Cómo podemos apoyar al pueblo deleitar a Dios y siempre hacer lo que le agrada?

El Nuevo Testamento

Dios está muy complacido con Jesús, Su amado. Dios habló de Su deleite en Jesús así:

  • “Esto fue para que se cumpliera lo dicho por el profeta Isaías: «Éste es mi siervo, a quien he escogido, mi amado, en quien estoy muy complacido; sobre él pondré mi Espíritu, y proclamará justicia a las naciones.” (Mt 12:17-18) (Is 42:1)
  • “Tan pronto como Jesús fue bautizado, subió del agua. En ese momento se abrió el cielo, y él vio al Espíritu de Dios bajar como una paloma y posarse sobre él. Y una voz del cielo decía: ‘Éste es mi Hijo amado; estoy muy complacido con él.'” (Mt 3:16:17)
  • “Mientras estaba aún hablando, apareció una nube luminosa que los envolvió, de la cual salió una voz que dijo: ‘Éste es mi Hijo amado; estoy muy complacido con él. ¡Escúchenlo!'” (Mt 17:5)
  • “Porque a Dios le agradó habitar en él con toda su plenitud y, por medio de él, reconciliar consigo todas las cosas, tanto las que están en la tierra como las que están en el cielo, haciendo la paz mediante la sangre que derramó en la cruz.” (Col 1:19-20)
  • “Les dijo, pues, Jesús: Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy, y que nada hago por mí mismo, sino que según me enseñó el Padre, así hablo.Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada.” (Juan 8:28-29)

Jesús dijo que Él siempre hace lo que le agrada al Dios Padre (Juan 8:28-29). Y, el Padre lo escogió para proclamar justicia a las naciones y reconciliar consigo todas las cosas en la tierra y en el cielo, “haciendo la paz mediante la sangre que derramó en la cruz.” (Col 1:19-20) “Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.” (Lucas 19:10)

Jesús hace lo que le agrada a Su Padre y nos llama hacer lo mismo, “para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios;” (Col 1:10). Es claro en estos versículos que los cristianos, Su Iglesia, para agradarle a él llevan el fruto de reproducción. “Porque esto [orando por todos los hombres] es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador,  el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.” (1Tim 2:3)

“Para ser ministro de Jesucristo a los gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que los gentiles le sean ofrenda agradable, santificada por el Espíritu Santo.” (Rom 15:16)

En Lucas 15 Jesús habló a los líderes religiosos judíos y les contó las tres parábolas de una oveja perdida, una moneda perdida y un hijo perdido. En las primeras dos, alguien busca la cosa perdida; una sola oveja de 100 y una moneda de 10. Cuando se encuentra la cosa hay mucha alegría. Jesús explica, “así es también en el cielo: habrá más alegría por un solo pecador que se arrepienta, que por noventa nueve justos que no necesitan arrepentirse.” (Lucas 15:7).

A diferencia con la oveja y la moneda, nadie salió para buscar al hijo perdido. Jesús compara el hijo mayor con los judíos o los religiosos. No manifestaban preocupación por el sufrimiento de su padre ni por su hermano perdido. Se justificó en base de todo el trabajo que había hecho por su padre. No entendía el corazón de su Padre.

Entonces, como Su Iglesia, Su pueblo, debemos vivir para Dios, agradándole en todo, no solo viviendo en una manera recta pero llevando fruto en toda buena obra… para que todos los gentiles le sean una ofrenda agradable a Él. Hoy la Iglesia que deleita a Dios entiende que la Gran Comisión no es solo predicar el Evangelio, pero ella vive para Dios. Esta iglesia conoce el corazón de Dios para las naciones y obra activamente en Su misión. El amor de esta iglesia es evidente al mundo. Su manera de vivir es tan importante como sus palabras.

La Palabra:

Ya entendemos lo que deleita a Dios. Tenemos Su Palabra escrita, muchos libros cristianos, videos cristianos y escuchamos sermones cristianos cada domingo pero no aplicamos la Biblia bien a nuestras vidas. El mundo no ve una diferencia en la vida de los cristianos porque muchos cristianos son mundiales o son carnales, “y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.” (Rom 8:8) El Señor no se complace en nuestras canciones y ofrendas tanto, pero se complace en cómo vivimos. Como ya hemos visto, Dios se deleita en los que viven o actúan en una manera especial; con rectitud, lealtad, justicia, amor, derecho y misericordia. Son características, parte de la imagen, de Dios mismo que Él quiere restaurar en nosotros.

  • Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros. (1 Samuel 15:22)
  • Aleluya. Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, Y en sus mandamientos se deleita en gran manera. (Salmo 112:1)
  • El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón. (Salmo 40:8)

A través de Pablo Dios explicó el problema que tenemos en aplicar la Palabra a nuestras vidas.

“Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios;pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.” (Romanos 7:22-25)

El problema no está en la ley que es buena, sino en la rebeldía del corazón del hombre pecador. La ley fue dada para revelar el pecado; no para eliminarlo. No tiene el poder necesario para producir obediencia. La ley puede producir temor a Dios, pero no puede crear santidad. No tiene poder para permitirnos cumplirla.

La frustración que Pablo expresaba la han sentido todos los que han intentado tomar en serio las normas reveladas en la Palabra de Dios. Con todo el buen deseo del corazón y con todos nuestros esfuerzos, no podemos cumplir con lo que Dios exige. Llegamos al fin del camino con un grito de desesperación como el que expresaba Pablo (7:24).

Pablo supo dónde se encuentra la solución al problema humano. El contestó su propia pregunta. No nos dejó sin esperanza frente a nuestra frustración y fracaso. Sólo en Jesucristo se encuentra el poder para vencer el pecado y vivir una vida santa. El provee poder para obedecer y deleitar a Dios

En griega, el idioma del NT, hay dos palabras diferentes para “amor,” phileo y agapao.

“Agapao (Ἀγαπαο)” habla de un amor despertado por un sentido de valor en el objeto amado, una aprehensión de su preciosidad. “Porque de tal manera amó (agapao) Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16) Dios ama al mundo porque la gente tiene valor o preciosidad.

“Phileo (Φιλεο)” es un amor que consiste en el resplandor del corazón encendido por la percepción de algo en el objeto que nos da placer o deleite. Es la respuesta del espíritu humano a lo que apela a él como placentera. La palabra fue utilizada para hablar de un afecto amistoso. Es un amor llamado de uno en respuesta a una sensación de placer o deleite que uno experimenta de una aprehensión de las cualidades en otro que proporcione tal placer o deleite.

En Juan 16:26-27 Jesús dijo, “Y no digo que voy a rogar por ustedes al Padre, ya que el Padre mismo los ama (phileo) porque me han amado (phileo) y han creído que yo he venido de parte de Dios. Los Santos tienen un amor por el Señor Jesús que surge de su alegría en él, un amor de deleite. El Padre tiene un amor de deleite en los santos, porque encuentra en cada santo Él en quien se deleite, el Señor Jesús, y porque los santos encuentran su deleite en Él también.

PREGUNTAS PARA CONSIDERAR

Las objeciones que Pablo presentó en Romanos 7:22-25 se escuchan con mucha frecuencia. Hoy en día se presentan más en relación con la doctrina de la seguridad en la salvación. Se dice que si enseñamos esta doctrina, muchos hermanos creerán que pueden vivir como les dé la gana.

A la luz de este pasaje, ¿cómo cree que Pablo contestaría estas objeciones? ¿Qué motivo sirve mejor para animarnos a vivir una vida santa? ¿Qué doctrinas hay en la carta a los Romanos que nos enseñan cómo andar en santidad? ¿Cómo se logra esta clase de vida que deleita a Dios?

La Biblia muestra que la Iglesia de Cristo trabaja activamente en misiones transculturales. ¿Es una iglesia realmente, un local que no tiene interés en evangelismo ni en misiones? La gente nunca va a levantarse más arriba de su liderazgo. ¿Qué debemos hacer como líderes para despertar amor en la congregación para las naciones?

Lea el articulo entero:   Una Iglesia que Deleita a Dios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s