5. La Explicación del Servicio Cristiano

¿Qué es el servicio cristiano de acuerdo con la mente de Dios? No es necesariamente nuestra idea tener un programa muy completo de actividades cristianas. No es que siempre estamos ocupados en lo que llamamos ‘las cosas del Señor’. No es la cualidad ni la cantidad de nuestra actividad ni el negocio de la Iglesia. No es el grado de nuestra energía y entusiasmo en las cosas del Reino de Dios. No son nuestros planes, nuestras empresas por el Señor. Amado, la prueba de todo el servicio es su motivación. ¿Es el motivo, de principio a fin, que en todas las cosas Cristo puede tener la preeminencia, que Cristo puede ser todo y está en todos?

Sabe las tentaciones y la fascinación del servicio cristiano; la fascinación de ser ocupado, de ser ocupado con muchas cosas; teniendo su programa, sus proyectos, sus empresas; estando siempre en ello, y siempre haciéndolo. Existe un peligro que ha atraído a multitudes de los siervos del Señor. El peligro es que les lleva a la prominencia, haciendo el trabajo su propio; es su trabajo, sus intereses, y mientras más gobierna y ejecuta mayor es su satisfacción.

Hay una diferencia entre siempre trabajando en el servicio cristiano por el mero placer de actividad, con la fascinación de ello y todas las ventajas y favores que constituyen para nosotros mismos y su gratificación a nuestra carne – hay una gran diferencia entre eso y esto, “Cristo es todo y está en todos”. A veces esto último es alcanzado poniéndonos fuera de la acción; y, a continuación es la prueba, si nosotros estamos, o no, bastante satisfechos al ponernos por completo afuera del trabajo si sólo puede ser el Señor más glorificado así. Si sólo Él puede ser glorificado, no importa si se ve o se escucha a nosotros. Nosotros en algún modo estamos llegando, en la gracia de Dios, cuando estamos bastante contentos a ser arrinconados, sin ser vistos y perceptibles, si así el Señor Jesús puede llegar a preeminencia más rápidamente y completamente.

En alguna manera nos encanta el servicio y pensamos que la única manera que el Señor puede entrar en Su gloria es si somos el instrumento. La rivalidad en el podio y púlpito; sensibilidad porque uno está puesto delante de otro, porque el sermón del uno recibe más atención que lo del otro; los comentarios favorables acerca del otro, etc. Sé todo sobre esto. Después de todo, ¿qué buscamos? ¿Nos gusta impresionar a nuestra audiencia por nuestra inteligencia? O, ¿nos gusta dar a conocer a nuestro Señor? ¡Una gran diferencia! A veces el Señor recibe más de nuestros malos tiempos que pensamos, y es posible que cuando tenemos buenos tiempos Él no ha recibido el máximo. En esta es la necesidad de mantenernos retirados, débiles y humildes; que así Él podrá tener la preeminencia.

El desafío de servicio según el pensamiento de Dios es simplemente esto— ¿Por qué estamos haciéndolo? ¿Queremos estar en el trabajo porque nos gusta estar ocupado? ¿O es totalmente y sólo que, por cualquier medio, Él pueda tener la preeminencia, que la meta de Dios se puede realizar? Si Él puede ser todo, y estar en todos, ya sea por nuestra vida o muerte, hemos llegado al lugar donde realmente deseamos “que… Cristo será magnificado en mi cuerpo, por vida o por muerte.” (Fil 1: 20). Ésa es la explicación del servicio desde el punto de vista de Dios.

Preguntas para considerar:
¿Cuál es mi razón para servir?
¿Por qué muchos no evangelizan, no tienen la meta de ver Jesús en todos?
¿Ayudamos a otros servir aunque no es en nuestra iglesia?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s